Y hoy puedo contarlo... Parte III

Nunca creí que una infidelidad podía doler tanto. Nunca lo pensé. Pero literalmente fue como si me hubiesen puesto un hielo en el pecho, entre las tetas. Justo en aquel lunar que él siempre tocaba. Sentí que no podía quebrarme… no podía hacer un escándalo. No podía matarlos, aunque hubiera querido. Siempre mantuve mi compostura ante cualquier situación, no era este momento para perderla. Pero los quería matar, y tenía que disimularlo. Se me hizo insoportable que no pararan, que los pibes de afuera siguieran hablando del polvo fabuloso y de la suerte que estaba teniendo ese pibe.
No aguanté. Necesitaba que pararan de cagarse en mi y en mi maldito año de relación, y en mi persona… que en ese momento ya estaba hecha mierda.
Abrí apenas una ventana… quería revolearles algo e irme. Que el no supiera que yo lo había visto. A él prefería confrontarlo no con tanta bronca, en frío. Habiendo pensado y llorado lo que tenía para llorar en ese momento. Pero no pude disimularlo, o simplemente me vieron. Para que frenaran les revoleé un perfume. La botella era como un tubo de plástico, asique sabía que no iba a matar a nadie. Le pegó en la cabeza de ella. Se dieron cuenta que los estaban mirando, y peor aún… se dieron cuenta que yo estaba mirando.
Salieron del cuarto y el no me vino a buscar. Ella sí. Preguntándome qué mierda hacía interrumpiendo, y que si yo no fuese amiga de Josefina Ibarrola… me deformaría la cara. Como siempre… Francisco había elegido como el orto. Una bardera con carácter podrido, un cuerpo increíble, pero corta… de mente corta. Como él.
Me quedé frente a ella escuchándola sin decir nada. No tenía las fuerzas, aunque creo que en realidad no me importaba. Ella no me importaba. Era impresentable, una pobre mina… asique la dejé hablar.
Cuando terminó mis amigas me acompañaron a una esquina a que me tomara un taxi. Francisco venía atrás. No le hablaba, el estaba con un amigo más. Se subieron mis amigas a un auto, y en la vereda de enfrente vi como el amigo de él se subía a otro.
Enfrentados… recordé… que un año y medio atrás… ese había sido nuestro lugar.
En esas esquinas nos habíamos encontrado por primera vez.
Sólo faltaba cruzar la calle, y esperar por lo que viniera.

V

25 comentarios:

Sebastian dijo...

Encima te bardeo la forra? Impresentable.

[ D a n i e l a ] dijo...

¿cómo sigue?¿cómo sigueeeee?
Qué pedazo de sorete el pibe.
Merece lo peor.

Lochis dijo...

La mano que le hubiese metido a ambos...
¡Qué hdp!

La solitaria dijo...

Ella impresentable, y el... un HDP!

Malala Mala dijo...

Me dejás cada vez más y más anonadada.... maldita ansiedaaaaaaaaaaad!

Carolina dijo...

Que pedaso de hijo de re mil puta. :)

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

empece por el último capitulo, voy a los otros...

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

ja, pero coincido con los comentarias de los arriba firmantes...

Luchita para vos dijo...

Que manga de forros. Vos una lady querida, yo le hubiese tirado con uno de vidrio. Igual ese flaco mejor perderlo (aunque duela). Un hijo de puta, no, un RE hijo de puta. En fin, espero ansiosa como sigue la historia. En una de esas lo pisaste con el taxi en el que ibas jaja

Carolina dijo...

Creo que tienen que venir los bomberos con el chorro a separarme antes de que lo mate a trompadas. A él, por supuesto.
O, por qué no, cumplo la venganza con la cual está advertido... me cojo a todos sus amigos.

ale jandra dijo...

Que feo, y como duele!.
esas personas hay que perderlas.

Que bronca.

Isadora dijo...

La puta del orto encima te bardeo?!?

Que te iba a desfigurar? PERO PERRRRRRRRRRRRDÓN?

Si alguna mogólica con el culo abierto como una zanja le dice eso a mi amiga que acaba de ver parir sus cuernos, la desfiguro YO a ELLA.

Francisco, impresentable.

Beso V!!!

Princesa Roja dijo...

La loca que se curta, no tiene nada que decir o hacer, es claro que es bastante corta de mente pero la mina no tiene que dar explicaciones de un carajo.
Acá el gil es él, el que era una persona y ahora es otra es él (supongo, digo, porque si hubieses sabido que era un sorete capaz de hacer algo así no hubieses estado un año con él), el que no es capaz de pensar más allá que su ombligo es él, al que tengo ganas de romperle la cara (si, yo, que no te conozco, ni lo conozco, ni un carajo) es a él. Hijo de re mil putas.

Abrazo V, y que no te pasen por encima, nunca.

Las Panderetas dijo...

Lo tendrías que haber cagado vos y ganarle de mano!

...(des)encontrada... dijo...

Que mina forra, por dios!
¿Y él? Ni una palabra?

No le daría la cara...

Pepe Pompin dijo...

Tendrías que haber hecho un trío con los pibes que estaban mirando. naaa. una broma.
Saludos y mi admiración por tanta entereza en un momento así.

Mar dijo...

No me decido por cuál de los dos es más forro, si ella o él. Cómo te va a encarar así? Decime que la minita esta no sabía que eras la novia... y él??? Cómo no te fue a encarar, pidiendo perdón de rodillas y llorando a moco tendido colgado de tu pierna?? No digo que así lo perdonaras, pero humillate, loco!! Al menos eso..
Espero más como todas las de acá arriba!

Beso!

Madie dijo...

Carbónico a lo que dijo Juli, totalmente.
Me quedé de cara y eso que ni lo conozco, pero la verdad es que cada vez que me entero de una historia así me da ganas de romper todo.
Qué decirte V, cualquier cosa es insuficiente en una situación así. Solo que, sin dudas, mejor darte cuenta ahora de la persona que es, que más adelante o en otra etapa de la pareja.
Arriba, toda la fuerza desde acá!!!

Ámbar dijo...

Muero por saber qué pasó después... merece lo peor el chabón. Cuándo pasó todo esto?

Seba dijo...

Durísimo loca, durísimo.

Lolítica dijo...

Tenés razón, pobre mina.

Fran dijo...

Salvando las diferencias también pasé por una situación parecida. En algún momento de la vida a todos nos cagan por eso hay que acostumbrarse y aprender a hacerse más fuerte con estas cosas. Después de putear, llorar y decir que nada valió la pena al final te das cuenta que siempre algo sacas de una relación así, de última aprendes a no engancharte más con un boludo. Me encantó el blog y la forma de escribirlo, te sigo leyendo, saludos

Fran.

el Rafa dijo...

Conozco el sentimiento de leer cosas que una novia mía le escribía a otro tipo y el cóctel emocional es impresionante y devastador...

Me gusta el blog.

Volveré...

Cris dijo...

Eso es ser terraja, que mina terraja.. pero ella es lo de menos.
Los tipos nunca saben elegir, y cuando se dan cuenta es demasiado tarde (para nosotras, porque somos más fuertes)
Besos

Negra de Mierda dijo...

No hay palabras para decirte más que es una bosta, más que eso...

Publicar un comentario